Serenata mariachi
(Serenata mariachi)

"Les Luthiers, Volumen 4"
Editado en noviembre de 1976 por Mastropiero Records

Texto carátula:
En la Serenata Mariachi de Maximiliano Robirosa, una típica formación mariachi -dos trompetas, cuatro violines dos guitarras, requinto y contrabajo (por guitarrón)- pone marco a una historia de amor, pasión, celos, coraje, virilidad, violencia, salvajismo, muerte, resentimiento, venganza, arrepentimiento, castigo, remordimiento, perdón, amor, celos, venganza, muerte, arrepentimiento, amor renacido, celos renacidos, vejez y muerte natural. O por lo menos algunas de estas cosas.


DR: ¿Cómo estás, Porfirio?

CNC: ¿Qué hubo, Bernardo?

DR: Pues aquí me ves. Voy a cantarle una serenata a mi chaparrita, que vive aquí, en este caserío.
CNC: Pues fíjate que casualidad. La mía también vive en este caserío.
DR: ¿Y tú también estás de serenata?

CNC: Pues fíjate que sí, pero fíjate que no.
DR: ¿Y por qué no?
CNC: No me alcanza el dinero para contratar a los músicos.
DR: ¡Pero mano! Entre cohetes... entre cuotas... cuitas
CNC: Entre cuates.
DR: Entre esos...
¡Compartamos mi mariachi!

CNC: ¿Compartir tu...? ¡Pues se agradece, Bernardo!

DR: ¡Pues te presto mi mariachi!
CNC: ¡Pues se agradece, Bernardo!
DR: ¡Pues empieza tú primero!
CNC: ¡Pues se agradece!
DR: ...Bernardo...
CNC: Bernardo.
DR: ¡Música, mariachis!

CNC: Diez días y diez noches,
a mi potro prendido
desde Guadalajara
este charro ha venido.
Y aunque estoy muy dolorido
el esfuerzo ha valido
pues tu amor me ha dejado estupido.
¡Ándale, Bernardo! ¡Cántale ahorita a la tuya!

DR: Se agradece...
He cruzado los estados de Chihuahua,
Tamaulipas y Aguas Calientes,
Guanajuato, Durango y Zacatecas
con amor y un clavel entre los dientes.
Galopando he cruzado tanto estado,
tanto estado interminable
que el clavel me lo he tragado
y mi estado es lamentable.

CNC: Al pie de tu reja
DR: Al pie del balcón
CNC: con alma y con arte
DR: estoy yo parado.

CNC: Mi virgen morena
DR: mi linda rechula
CNC: yo vengo a cantarte
DR: tu amor me ha flechado.

CNC: pos quiero llevarte
DR: me encuentro embarcado
CNC: mismito a la iglesia
DR: en tal peripecia
CNC+DR: pos quiero decirte que mi alma te aprecia
María Lucrecia...
¿Eh?, ¿Cómo?

CNC: ¡Oye, mano, que María Lucrecia es mi chaparrita!
DR: ¡Pues que no es tu chaparrita!
CNC: ¡Oye, que sí es mi chaparrita!
DR: Pues mira, Porfirio, veremos a quien prefiere María Lucrecia!
CNC: ¡Ándale!

DR: Siento que me atan a ti
tu sonrisa y esos dientes
el perfil de tu nariz
y tus pechos inocentes.


CNC: Tus adorados cabellos,
oscuros, desordenados,
clara imagen de un anzuelo
que yo mordí fascinado.

DR: ¡Sal de aquí, Porfirio!
CNC: ¡Que no salgo nada!
DR: ¡Sal de aquí!
CNC: ¡Que no salgo!

DR: Siento que me atan a ti
CNC: tus adorados cabellos,
DR: tu sonrisa y esos dientes
CNC: oscuros, desordenados,

DR: el perfil de tu nariz
CNC: clara imagen de un anzuelo
DR: y tus pechos inocentes.
CNC: que yo mordí fascinado.


(bolero)
DR: En esta noche de cálidos contornos
CNC: ¿Cálidos? ¡Si hace un frío de perros!


DR: yo vengo a brindarte
CNC: ¡Qué va a brindarle, este cuate grosero...!


DR: mi loca pasión
CNC: ¡No te dije! ¡Pues que te trata de loca!


DR: Si turbo tu sueño
CNC: ¡Pues claro que lo turba, con esa voz tan cascadota!


DR: perdóname, chula
CNC: ¿Te pide perdón? ¡Es porque se siente culpable!


DR: mas vengo a ofrecerte
CNC: ¿Qué futuro te espera? ¡Un vendedor ambulante!


DR: mi canto de amor.
CNC: ¡Miente! ¡Créeme, Lucrecia, este charro no te quiere ni tantito!


DR ¡Y qué caray!
apuro un tequila,
te cargo en las ancas
y nos vamos los dos.
CNC: ¡No, Bernardo! ¡Contigo no voy a ningún lado!

DR: Y si echo bravatas
también las sostengo
pues todos se rajan
CNC: ¡Pues no seré yo quien se raje!
DR: de mi pistolón.
CNC: ¿De tu pi...? ¡Pos sí, seré yo!

María Lucrecia, ¡ay!, vente conmigo

DR: María Lucrecia, ¡ay!, vente conmigo

CNC+DR: ¡Ay! Lucrecia, no te rajes
pues yo te ofrezco...

CNC: Una rosa
DR: Dos geranios
CNC: Seis claveles
DR: Una selva... (¡Bang!)

CNC: Una diadema de perlas
DR: Una sortija de plata
CNC: Una pulsera de oro
DR: Un brazalete de uranio... (¡Bang!)

CNC: Una tormenta de pasiones
DR: Un impermeable... (¡Bang!)

CNC: Un futuro venturoso
DR: Dos futuros venturosos... (¡Bang!)

CNC: Un ámbito bucólico
DR: Un... una... (¡Bang!)

CNC: Pues fíjate, María Lucrecia, lo que yo te ofrezco es un tierno hogar.
DR: Dept. chic. cuatro ambient. dependenc de servic, garag. telef.
CNC: Y... y yo...
DR: ¡Intermediarios abstenerse!

¡Ay! Lucrecia, te has quedado muda

CNC: Óyeme, Bernardo, mira...


DR: Siento que ya te estoy conquistando
CNC: No, no, no... nada de eso, escu...

DR: Te has quedado tan quieta y silenciosa
CNC: Óyeme, Bernardo...

DR: No te oigo porque estoy cantando
CNC: No, no, que la has matado de un tiro

DR: Te he dejado con los ojos en blanco
CNC: Pues claro, ¡si está muerta!

DR: Y has lanzado un gran suspiro

CNC: ¡Como que fue el último!


DR: Te siento muerta de amor
CNC: Eso, eso, está muerta, mira...

DR: De amor
CNC: No, no de amor precisamente, mira, que la has matado de...
¡que la has matado!

DR: ¿Qué la he matado?
CNC: ¡Todita!
DR: ¿Y cómo?
CNC: ¡Recién, con la balacera!
DR: ¿Recién con la balacera? ¡Por unos tiritos! ¡Mira qué floja!
CNC: ¡Pues tienes razón!

CNC+DR: La mujer que mi canto no quiere oír
Para mi ha dejado de existir.

Esta obra formó parte de los espectáculos:
"Recital 73" (1973)
"Viejos Fracasos" (1976)
"Mastropiero que Nunca" (gira 1982/83)
"Con Les Luthiers y Sinfónica" (2004)
Videograbación:
DVD 10 "Viejos Fracasos"

Versión discográfica:
"Les Luthiers Volumen 4" (1976)

Les Luthiers online