El polen ya se esparce por el aire
(Canción levemente obscena)

Versión teatral "Querida Condesa"
Café Concert La Cebolla, Buenos Aires, Argentina, Octubre, 1970.


MM: Mastropiero ganó fama y dinero con su música para cine, pero pronto se cansó de los bienes materiales y se retiró del mundanal ruido. Abandonó por un tiempo a la condesa Shortshot y se fue a meditar a una solitaria mansión campesina con cuatro modelos amigas. Por fin pudo dedicarse de lleno, en la tranquilidad de ese paisaje agreste, a la creación y a la experimentación. También componía música. El campo, como era de esperarse, dio sus frutos. Sus canciones de vaqueros quedaban atrás. En la evolución espiritual de Mastropiero se operaba una gradual sublimación: de la ganadería a la agricultura. La culminación de su experiencia bucólica es sin duda su canción levemente obscena “La Consagración de la Primavera”. Dijo el crítico musical del prestigioso periódico madrileño Estas son corcheas, hostia!: “Es la obra más importante de toda la historia de la música”. Pero Johann Sebastian jamás se envaneció por este elogio, por su natural modestia y porque el crítico madrileño se refería a la obra de Strawinsky del mismo nombre. En la “Consagración de la Primavera” se reflejan las felices horas vividas con sus amiguitas en la íntima inmensidad de la madre naturaleza, donde cada aroma era un nuevo acorde, cada mariposa que levantaba vuelo era una viviente semifusa distinta de las demás, donde cada día era otra corchea y cada noche... otra negra.
Consagración de la Primavera, Opus 21 Nº 3, de Johann Sebastian Mastropiero, por Les Luthiers.


MN: El polen ya se esparce por el aire,
con donaire,
gestando con traslados tan normales,
CORO: vegetales.

MN: Las aves en pareja mientras vuelan,
se consuelan,
procrean y lo anuncian con sus gritos,
CORO: pajaritos.

MN: Las bestias yendo en yunta ya se advierte,
se divierten,
jugando van poblando a su manera,
CORO: la pradera.

MN: Los novios van tomados de la mano,
no es en vano,
provienen de sus mimos excitantes,
CORO: los infantes.

 
 
 
 
 
 
 
 


Esta obra formó parte de los espectáculos:
"Blancanieves y los 7 Pecados Capitales" (1969)
"Querida Condesa" (1969)

Versión Discográfica:
"Sonamos, pese a todo (Recital Mastropiero)" (1971)


Formación:
Marcos Mundstock: Presentación

Mario Neimann: Cantante solista / onmi - coro
Carlos López Puccio: latín
Jorge Maronna: guitarra - coro
Carlos Núñez Cortés: tubófono silicónico cromático, glisófono pneumático - coro
Daniel Rabinovich: bass-pipe a vara - coro


Esta obra (posteriormente llamada "El polen ya es esparce por el aire") pertenece junto con "Si te veo junto al mar" y "Canción a la cama del olvido" al ciclo de las tres canciones levemente obscenas de Johann Sebastian Mastropiero.

Los humoristas y el sexo:
Cuadernillo publicado entre 1969 en Arg. en el que Mundstock publicó las "Tres canciones levementes obscenas"

Les Luthiers online