Vientos Gitanos
(Aires gitanos)

"Recital 75"
Teatro Odeón, Buenos Aires, Argentina, 25 de Julio de 1975.


MM: Como queda dicho, Mastropiero tomó a su servicio a una gitana de nombre Azucena, para que no sólo le lavara la ropa, sino que después también le leyera las manos y le tirara las cartas. Pero la tuvo que despedir porque Azucena le tiraba la ropa, también le leía las cartas y después se lavaba las manos. Azucena le rogó a Mastropiero que no la echara y le contó su triste historia. Ella era la hija del jefe de una tribu de gitanos. El día en que cumplió 14 años, se le acercó la gitana más vieja de la tribu y le dijo: "Querida Azucena, que tengas una vida tan bella como tu cara." La anciana fue condenada al destierro. Fue condenada al destierro gitano, o sea, a vivir siempre en el mismo lugar. En ese momento llegaba al campamento el Barón Gitano (barón con "b" larga), acompañado por su hijo, Vólax el tremendo (Vólax, con "v" corta). Azucena y el joven estaban prometidos en matrimonio y el tremendo Vólax venía a casarse.. ¡con "v" corta y "equis"!.
La fiesta de esponsales duró ocho días y seis noches. Sucede que la primera noche se interrumpió la fiesta porque Volax, después de ver a Azucena huyó despavorido; y la segunda noche también, porque Azucena al enterarse partió en su búsqueda. Ninguno de los dos regresó ya al campamento, pero por suerte, los seis días restantes el casamiento continuó con toda normalidad.
Azucena no había logrado encontrar a su novio, pero esperaba un hijo de él.
Según Mastropiero, él, conmovido por el relato, permitió que Azucena siguiera en su casa. Tiempo después la gitana tuvo un robusto varón de Vólax (esta vez varón con "v" corta y Vólax... también). Cuando nació su hijo, Azucena lo llamó Azuseno... como era natural. Mastropiero tomó al niño bajo su protección y le dio su apellido, actitud que despertó las sospechas de algunos y confirmó las de casi todos. Azuceno Mastropiero estudió música guiado por su célebre tutor y, muy joven aún, compuso, inspirado en las canciones de cuna de su madre, sus "Vientos Gitanos" Opus 6, que interpretan a continuación Les Luthiers.
Actuará en carácter de solista, el maestro Carlos Núñez Cortés.

(obra instrumental)

 


Esta obra formó parte del espectáculo:
"Recital 75" (1975)


Formación:

M. Mundstock: Presentación

C. Núñez Cortés: Solista palmeador
C. López Puccio: latín
J. Maronna: guitarra
D. Rabinovich: guitarra

Les Luthiers online