Las Majas del Bergantín
(Zarzuela náutica)
"Luthierías"
Teatro Alcalá Palace, Madrid, España, 27 de Noviembre, 1981.


MM: La zarzuela "Las Majas del Bergantín" narra la historia de los marinos de un navío de la corona española que transporta a un grupo de prisioneras para ser juzgadas en Cádiz; describe la relación de los marinos con las forajidas mientras el bergantín es asediado por el barco del pirata Raúl, a cuya banda pertenecen aquellas. Esta zarzuela está basada en la novela "Lejanías", de Jorge Esteban Pérez Ríos, y la adaptación no fue fácil, ya que la novela original trata de un labriego que vivía con su loro; no fue fácil.
Los autores de "Las Majas del Bergantín", Rafael Gómez y Sampayo y Ataúlfo Vega y Favret, responsables de varias zarzuelas de gran éxito, luego de ponerse de acuerdo sobre las líneas generales que debían seguir tanto la música como la letra, trabajaron intensamente durante tres meses. Cuando se volvieron a encontrar, descubrieron con cierto disgusto que ambos habían escrito la letra; fue entonces cuando decidieron incorporar un músico al equipo; recurrieron al compositor y célebre guitarrista Ramón Véliz García y Casal, al que llamaban "el Cervantes de la guitarra", porque era manco. Cuando tuvieron en sus manos una primera versión fueron a mostrársela al conocido empresario Jordi Sardana Puig. El adusto catalán, luego de oír atentamente algunos fragmentos, les dijo: "Me resulta ramplona. Tachat lo que está mal, cambiat el cuplet a Si bemol, modificat el vals y luego volvet". Y agregó: "Por favor, al salir cerrat". Por fin, "Las Majas del Bergantín" se estrenó con relativo éxito. El crítico del "Correo Lírico" lo expresó del siguiente modo, escribió: "Si los decorados hubiesen sido tan rígidos e inconmovibles como lo fueron los cantantes y si el argumento hubiera despertado tanta intriga como la afiniación de la orquesta, probalemente los aplausos habrían sido tan abundantes como el físico de la soprano".
Escucharemos a continuación el segundo acto de "Las Majas del Bergantín", zarzuela de Pérez Ríos, Gómez y Sampayo, Vega y Favret y Véliz García y Casal. Los marinos cantan, orgullosos de su navío, que gallardo desafía la furia de los vientos.

CORO: Sopla el viento sopla el viento
como nunca antes sopló
(zzz, zzz)
y nuestro bergantín
orgulloso avanza y veloz...
(zzz) veloz... (zzz)

Y surcando las aguas
desafiando al viento va,
(zzz, zzz)
resistiendo tan gallardo,
tan gallardo, terco y tenaz... y tenaz... y tenaz.
Esa es la pura verdaz, verdaz,
(zzz)
la verdaz, verdaz,
(zzz) la verdaz.

Junto al viento, junto al viento,
ya se oye nuestra voz,
que va exclamando valiente,
¡Ay qué mareo!, ¡qué mareo!,
¡ay qué mareo!, ¡qué mareo tan atroz!
¡y olé!
(zzz)

EA: ¡Recórcholis! Cómo se mueve este cacharro... haré arriar las velas. ¡Contramaestre! Foques enrollados, jarcias adujadas y cabos a la cornamusa.

MM: ¿Y de postre?

EA: En fin, de todos modos, magnífica tripulación.

TODOS: Gracias, gracias.

EA: Y hermoso bergantín.

JM: Gracias, gracias.

EA: Mi bergantín... hablando de bergantín, ¿Os habéis fijado cuántos nombres de embarcaciones comienzan con b larga?

LP: ¡Barco!

JM: ¡Buque!

MM: ¡Bote!

CN: ¡Balsa!

LP: ¡Bajel!

JM: ¡Balandro!

DR: ¡"Belero"!...

(CN: le susurra al oído)

DR: ¡Bestia!

MM: ¡Fragata!

EA: Fragata es con efe.

MM: Es que la fragata que yo digo se llama Barcelona.
Capitán...

EA: ¿Sí?

MM: ... quisiéramos hacerle un petitorio.

EA: ¿Un petitorio?

MM: Un "petit-torio". Verá usted, respecto de las prisioneras que llevamos en la bodega... y teniendo en cuenta que hace dos meses que estamos en alta mar y no tocamos puerto... ¡ni nada!..., quisiéramos pedirle que las deje subir a cubierta...

EA: ¿Subir a cubierta las prisioneras? De ninguna manera, esas mujeres son delincuentes comunes.

MM: Bueno, no pretendemos que sean especiales...

EA: Quiero decir que son forajidas. Son de la banda del pirata Raúl y en cuanto lleguemos a Cádiz debo entregarlas para que sean juzgadas. Eso sí, debo entregarlas intactas.

MM: ¿Quién se va a andar fijando en el grado de "intactez?"

EA: De "intactitud".

MM: Menos todavía.

EA: No, hombre, no, no, es que si subieran a cubierta esas mujeres, relajarían la moral de la tripulación.

MM: Y lo bien que nos vendría

EA: No, no, no, no puede ser, no.

LP: ¡Que las deje!

EA: No puede ser.

CN+MM: Baixant de la Font del Gat, una noia, una noia, baixant de la Font del Gat, una ...

EA: He dicho que no. Yo conozco estas situaciones; subirían las mujeres a cubierta y comenzarían que las miraditas, que el canto, que el fandango, que la juerga, que la borrachera, que... que... ¡que suban!

DR: ¡Aaaah!. Ahí suben las prisioneras.

MM: ¡Qué vellos tienen! ¡Qué bellos tienen... los ojos!

DR: Oigamos lo que dicen.

MM: Ya comienzan a cantar.

PRISIONERAS: Hola marineros decidnos qué hacéis,
por quién lucháis y por quién navegáis
.

MARINEROS: Todos servimos a nuestro Rey
y a la bandera de nuestro páis.


PRISIONERAS: Sois tan gentiles y sois tan galantes
que ya quisiéramos que nos amarais.

MARINEROS: Agradecidos, pero es que antes
sería muy útil que nos conozcarais.

EA: Este es Francisco, el estampado.

PRISIONERAS: Qué maravilla su cuerpo tatuado,
anclas, sirenas, gaviotas, anguilas.
Tiene tatuajes en todos lados,
tiene tatuajes hasta en las axilas.

DR: Vean tatuado en mi vientre
el continente europeo
y... no les muestro Italia...
porque quedaría feo.

EA: Este es Aníbal, el insatisfecho.

PRISIONERAS: Hay en sus ojos rencor y despecho,
miedo provoca su imagen tan ruda,
hombre sin duda de pelo en pecho,
lo que se dice una bestia peluda.

MM: Mi furia tiene motivo,
al mar ya no lo resisto...
¡ay!... porque yo quisiera ser
o bailarín o modisto.


EA: Y estos son los mellizos: Julio... y Agosto.

PRISIONERAS: ¿Cómo se explica que siendo mellizos
no se parezcan sus caras, sus pintas?

LP: Yo soy delgado...
JM: Yo soy rollizo...
LP+JM: Somos mellizos de madres distintas.

PRISIONERAS: Venid con nosotras, mellizos.

LP+JM: Con mucho gusto, señoras.

MARINEROS: Y ¿qué hacemos los demás?

PRISIONERAS: Vosotros también.

MARINEROS: Es un placer.

PRISIONERAS: No demoréis.

MARINEROS: A vuestros pies.

PRISIONERAS: ¡Chulos!

MARINEROS: ¡Majas!

PRISIONERAS: ¡Guapos!

CN: ¡Capitán!

EA: ¿Qué ocurre?

CN: ¡Veo un barco pirata a la derecha!

EA: Se dice "estribor"

CN: ¡Veo un estribor a la derecha!
Capitán, y veo muchos piratas; hay uno de ellos que parece el jefe..., tiene pata de palo y un loro en el hombro.

EA: Un barco pirata... y ¿cuál es su tamaño?

CN: Más bien pequeñito, es como un periquito chiquitico, lo lleva acá, así.

EA: Pregunto por el barco, cuánto mide el barco.

CN: Ah, el barco, sí... debe tener unos 60 metros de largo, capitán.

EA: Largo no... "eslora"

CN: Bueno hombre, yo dije "loro" generalizando. Capitán, ¡un pingüino! ¡Ah! ...pero bellísimo!...

EA: Anda, Nuño.

CN: ¡Ordene!

EA: Fíjate si lleva algún botín.

CN: Sí, lleva, uno... en el pie que no es de palo.

DR: ¡Rayos y centellas!

TODOS: ¿Qué ocurre?

DR: No, me equivoqué, en el agua... rayas y centollas... Capitán, amémonos, ¡anémonas, anémonas! Y caracoles...

EA: Sí, también puede haber caracoles.

DR: No, no, ¡caracoles! Que una botella viene flotando hacia aquí.

TODOS: ¿Una botella?

DR: Sí, una botella flotando.

CORO: Una botella, una botella,
una botella flotando,
una botella, una botella
viene flotando hacia aquí.

DR: La deben haber puesto para que se enfríe.

CORO: Una botella. una botella
viene flotando hacia aquí.

EA: Debe ser un mensaje de los piratas.
CORO: Una botella, una botella
viene flotando hacia aquí.

EA: Tiene una calavera y cruzadas dos tibias.

DR: ¿Tibias? Confirmao, la han puesto pa' que se enfríe, capi.

EA: ¡Diantres! ¡Es del pirata Raúl!

CN: ¿Y qué dice?

EA: Y dice que si no les entregamos a las prisioneras, nos hundirán.

CN: ¡Tengo una idea capitán!

EA: A ver.

CN: Qué tal si vamos disfrazados de prisioneras y una vez a bordo.. ¡uaaa!, les atacamos.

EA: No, no, no, no, imagínate lo que nos harían si se dieran cuenta de que no somos mujeres...

DR: Peor lo que nos harían si no se dieran cuenta.

CN: ¡Ya sé, capitán!, ¡ya sé!, pues entonces, vayamos disfrazados de hombres.

EA: Estamos perdidos

MM: ¿Le traigo la brújula?

EA: Bueno, pues nada. Hay que entregar a las prisioneras.
¡Hala!, marchaos, tomad la chalupa, idos con el pirata Raúl. Adiós.
Contramaestre, zarpamos. Que extiendan las velas.

MM: No se lo aconsejo, señor, hay viento.

EA: He dicho que extiendan las velas.

MM: ¡Ah!... yo había entendido que "enciendan" las velas.

DR: ¡Ay!, que las majas se han ido y con ellas nuestro amor.

CORO: Siempre nos queda el olvido, el olvido con el licor.
Ya que las majas se han ido, y con ellas nuestro amor,
sólo nos queda olvidarlas, sólo nos queda, olvidarlas,
sólo nos queda olvidarlas...

DR: ¡Buaahhh!

EA: Bueno, Francisco, olvídalas ya, no llores más por ellas.

DR: ¡No es por ellas, es que me acordé de mi perro! (*)

CORO: ... olvidarlas con el licor.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 


Esta obra formó parte de los espectáculos:

"Luthierías" (1981)
"Por Humor Al Arte" (1984)
"Humor Dulce Hogar" (Gira 1985)
"Recital Sinfónico 86" (1986)
"Grandes Hitos" (1992)
"El Grosso Concerto" (2001)
"Con Les Luthiers y Sinfónica" (2004)
"Viejos Hazmerreíres" (2014)

Videograbación:
DVD 3 "Grandes Hitos"
DVD 6 "Humor Dulce Hogar"
DVD 9 "El Grosso Concerto"

Versión Discográfica:
"Les Luthiers, En vivos" (2007)

Formación:
M. Mundstock: Presentación

E. Acher: Capitán / prisionera - coro
C. López Puccio: Julio Reynoso/ prisionera - coro - piano
J. Maronna: Agosto Reynoso / prisionera - coro - piano
M. Mundstock: Aníbal el Insatisfecho (contramaestre) / prisionera - coro
C. Núñez Cortés: Vigía / prisionera - coro - piano
D. Rabinovich: Francisco el Estampado / prisionera - coro


(*) El perro que recuerda Daniel no es otro que el Pastor Alemán de El Poeta y el Eco


"...Carlos Núñez, por ejemplo, vivía obsesionado por un proyecto de zarzuela cuyo libreto escribió Mundstock de arriba a abajo y entregó a Núñez para su musicalización. La primera partitura no logró el visto bueno del grupo. Núñez solicitó un plazo de gracia y se encerró durante 48 horas a escuchar zarzuelas y componer en el piano. La nueva versión que salió de ese breve pero intenso lapso fue lo que, con algunas mejoras, supresiones y agregados, se convirtió en uno de los mayores éxitos de su repertorio: "Las majas del bergantín".

"Les Luthiers de la L a la S" / Daniel Samper

Les Luthiers online