Cardoso en Gulevandia
(Ópera bilingüe)

"Por Humor al Arte"
Teatro Teresa Carreño, Caracas, Venezuela, Noviembre 1983


MM: Iniciando el presente recital se representará la ópera "Cardoso en Gulevandia". Trata de la llegada al reino de Gulevandia del embajador español, y del príncipe heredero de España, Cardoso, quien viene a desposar a la hija del rey de Gulevandia, la Princesa Creolina. Esta ópera se canta en idioma gulevache, lo cual dificulta en parte su comprensión, contrariamente a lo que sucede en la mayoría de las óperas cantadas en italiano, alemán o ruso, que las entiende todo el mundo. Al comenzar la acción, los cortesanos de Gulevandia aclaman a su monarca, el rey Wilferico, quien por su particular manera de encarar los asuntos del reino, pasó a la historia como "Wilferico el imbécil".

Cuadro I

Coro: Oh reyo, oh reyo, oh reyo Wilferico
que reyo tan buendoso,
tan justo y honestico
nostro reyo Wilferico.

Rey: ¡Atenti, atenti!
Hoy es jornada mucho felicia,
oyed la brillanto noticia;
está llegando el embajativo de España.


Coro: ¡Oh!

Rey: Llegando este mismo tardo
lo embajativo españardo.
Él vene a discursar
con vostro reyo
con vostro reyo gulevar.


Coro: ¡Nostro reyo gulevar!
¡Plim!


Rey: Con lo embajativo vene
lo heredero españardo,
prinzo Cardoso, mucho gallardo,
con embajativo vene
del reyo españardo, su nene.
Visita tan importandia
mucho honra, mucho honra a Gulevandia.


Coro: ¡Gulevandia, Gulevandia!
¡Plim!


Rey: Para vostro progresar
esto es mucho benefico,
como que me llam Wilferico.


Coro: ¡Wilferico, Wiferico!

Rey: Por lo bien de la corona...

Coro: ¡La corona, la corona!

Rey: ... firmarém un tratato.

Coro: ¡Un tratato, un...!

Rey: ¡Basta, caraixos!

Coro: ¡Caraixos!

Rey: Ah!, premier ministrardo.

P.Minist.: Pardonat la bruta entrata,
deseyo estar enterato
de qué tratato se trata.


Rey: Unirem los dos reinandos
al través de un matrimonio,
lo prinzo Cardoso va matrimoniar mi hijia,
la principa Creolina.


P.Minist.: ¡Qué escuto! ¡Qué oyo!
¡Creolina con Cardoso!
¡Qué dolor aquí en el pete!
¡Con principa Creolina quero ió matrimoniar!
¡Con principa Creolina quero ió matrimoniar!
¡Principa será de ió, caete quien caete!
¡No lo soporto, no, no!
¡No lo soporto!
Conspirata, conspirata...


Bufón: Ah, reyo Wilferico,
están en palás lo embajativo españardo e lo prinzo Cardoso.

Rey: ¿Cómo sabet que son elos?

Bufón: Elos me lo dijeron.

Rey: Que se introducian.
Ah!, bufonio Copoletto...
quedates a traduzcar lo nostro discursar.


Bufón: Lo embajativo españardo, e lo prinzo Cardoso.

Embaj.: Rey magnánimo y esbelto...

Bufón: Reyo magno e cositalindo...

Embaj.: ... en nombre del rey de España...

Bufón: ... en lo nombre del reyo españardo...

Embaj.: ... me inclino a vuestros pies...

Bufón: ... ió tuerzo a patas vostras...

Embaj.: ... y tributo...

Bufón: ... e tribútico...

Embaj.: ... reverencia y pleitesía...

Bufón: (No sabe traducir) ... ¡grande, reyo, grande!...

Embaj.: ... a vuestro glorioso cetro.

Bufón: ... a vostro gloriado...

Embaj.: ... cetro. (Se explica por señas).

Rey: (Que ha entendido otra cosa)
Mucho amábilo, no es para tantum.
Mucho graditado por el elogiamento

Bufón: Muy agradecido por los elogios.

Rey: E benveniso a Gulevandia.


(Cuarteto concertante)

Rey: Benveniso a Gulevandia,
maravillós paradiso
benveniso a Gulevandia,


Cardoso: Yo quisiera decir algo, una palabrita,
quisiera yo decir, yo soy el prín...


P. Minist.: Conspirata, conspirata

Embaj.: Gloria y loor, rey magnánimo y esbelto

Los cuatro: ¡Gloria, gloria a Gulevandia!

Cuadro II

Cardoso: Hoy, en camino de palacio
vi pasar a Creolina, cubierta por un velo,
en la cacería del jabalí;
iba tan altanera, que aunque nunca antes la vi,
muy pronto supe quién era, y cuál era el jabalí.
Creolina me espera en sus aposentos,
con sus damas de compañía.


Creolina: Ya está enllegando lo prinzo Cardoso,
mi prinzo azul,
qué nervuda me siento, qué nervuda me paro,
cómo estar segurada, como podo saber,
si Cardoso es mi prinzo azul,
mi prinzo azul en persónica.


Coro: Creolina, eres mucho incredul.

Creolina: No, ió soy mucho daltónica.

Cardoso: Príncipe Cardoso...

Creolina: ¡Cardoso!

Cardoso: ¿Cómo? ¿usted también se llama Cardoso?

Creolina: No, ió son Creolina.

Cardoso: ¡Creolina!.
En camino de palacio
oculto en los matorrales
te vi pasar, quedé prendado de tu figura.


Creolina: Y tú, ¿qué haciendo en los matorrals?

Cardoso: ...¡Casémonos princesa!
descorre tu velo, déjame besar tus labios
déjame gozar los ardores de tu pasión.


Creolina: no podo...

Cardoso: ¿Por qué?

Creolina: Non podo mostrarte nada
antes de los ceremonias,
aquí no son permitadas
las mostraciones prematrimonias.

Cardoso: Aquí... ¿y en los matorrales, eh?

Creolina: ¡Aaaaah! (se desmaya)

Cuadro III

Bufón: En lo bailo de máscaras,
lo premier ministrardo
conspirará la conspirata
con secuazos de él, mucho bastardos.

(El primer ministro y sus secuaces bailan cubiertos con máscaras)

P. Minist.: Malotipo, ¿eres ti?

Secuaz 1: Sipi, son ió.

P.Minist.: Capomafio, ¿eres ti?

Secuaz 2: Sipi, son ió.

P.Minist.: Tartamuto, ¿eres ti?

Secuaz 3: No, Tartamuto es aquelo.

P.Minist.: ¿Y cómo lo sabed?

Secuaz 3: Lo recoco... lo recoco... lo reconozco.

P.Minist.: ¿e tú cuálo sos?

Secuaz 3: Malotipo.

P.Minist.: ¿Cómo? ¿Malotipo no es aquelo?

Secuaz 3: Ah!, sipi, es certo, ió son Mariposo.

P.Minist.: Cardoso debe fallezcar,
a Cardoso hay que machacrar.

Coro: ¿De cuál manérica?

P.Minist.: Hay que pensicar.

Secuaz 2: Cuchillarlo.

P.Minist.: No, mucho sangrón.

Secuaz 3: Un martillato en lo cabezondo.

P.Minist.: Desprolijio e non sutil.

Secuaz 1: ¡Cianúrico!

P.Minist.: ¡Eurékica!Un copo de ponzoña
en lo brindis de esponsalos.

Coro: ¡Pefecto! ¡Infalíbilo!

P.Minist.: E Cardoso fallezcará

Coro: E Cardoso fallezcará, ¡ja-já!

Bufón: Lo prinzo Cardoso será venenado
por lo premier ministrardo;
ió sublevo, ió rebelo, e non permitarelo.

Cuadro IV

Coro: ¡Nupciata, nupciata,
nupciata en Gulevandia!
Jornada de festicha, jornada de alegrandia
la nupciata en Gulevandia.

Rey: Creolina, hijia mía, lo corazón me lata,
¡Alelúa, alelúa!
Por lo fin te habemos colocata.

Embaj.: ¡Queridos novios!:
Viviréis en un palacio confortable,
un hogar construiréis con alegría,
luego vendrá el futuro, los hijos,
los pequeños problemas, las angustias,
la rutina, el hastío, el odio...

Rey: ¡Bona, bona! ¡Ya es hora de los esponsalos!

P.Minist.: Pero antes haguemos uno brindis por los matrimoniados.
Bufonio, trayed lo vino.

Coro: ¡Salute, salute!

P.Minist.: ¡Que lungos años vivetes!...si podetes

Coro: ¡Salute, salute!

P.Minist.: ¡Ah, cuánto raro buqueto! ¿Cuála cosecha? ¡Aghhh! (Cae envenenado)

Rey: ¿Cuálo acontece?

Creolina: ¿Cúalo acontece?

Cardoso: ¿Para qué toma, si le hace mal?

P.Minist.: ¡La ponzoña!

Rey: ¿La ponzoña?

Todos: ¡Bochorna!

Bufón: Esperate, ió explicarete.
Lo premier ministrardo querete envenenado a lo prinzo españardo.

Rey: ¿Por lo qué?

Bufón: Para él matrimoniar a pincipa Creolina.

Rey: ¡Horrorismo!

Bufón: Pero ió cambiata las copas y... ¡quic!

P.Minist.: ¡Languidezo! ¡Fallezo!
Pero no me lo merezo,
fallezo con conciencia serena
nunca hiz acciona buena,
e si algún bondad ió siento,
arrepiento, arrepiento.
Sempre hiz lo malo,
sin mirar a cuálo.
Puse sempre caraperra,
ió son premio Nóbel de la guerra.


Rey: Gran festicha non permito
que sea arruinat
por un inadaptat.

P.Minist.: ¡Langidezo! ¡Fallezo! (Muere)

Rey: Continuad, prosegad.

Coro: ¡Nupciata, nupciata!

Cardoso: Ahora sí, descorre tu velo,
déjame admirar tu rostro.

Creolina: (descorre el velo)

Cardoso: ¡Agghhh¡ !Es espantosa! ¡Debe haber algún error!

Embaj.: Tal vez esa no es la princesa...

Cardoso: Tal vez eso no es el rostro.

Creolina: Cardoso, pensat al nostro futur...

Cardoso: Sí, claro..., pensando en el futuro... (bebe de la ponzoña)
¡ah, eso no es un rostro!

Rey: Declaro la nupciata anulata
pues no ha sido consumata.

Cardoso: Ay, qué alivio,
Dios bendito,
¡resucito, resucito!

P.Minist.: Príncipa quedó sin uso,
ió resuzo, ió resuzo.

Creolina es convenienta,
gran linajo, mucha dote,
¡Qué me importa lo bigote!

Coro: ¡Alelúa, alelúa, la nupciata está salvata!

Rey: Se ha salvato el honor.

Cardoso: Ese rostro es un horror.

Bufón: Bona cosa es un novio sustituto,
cuando el rostro de la novia es mucho bruto.

Todos: ¡Alelúa, alelúa!
¡Jornada de festicha,
jornada de alegrandia!

¡Gloria, gloria a Gulevandia!

 
 
 

Esta obra formó parte del espectáculo:
"Por Humor al Arte" (1983)

Versión discográfíca:
"Les Luthiers Volumen 8" (1991)


Formación:

M. Mundstock: Presentación

E. Acher: Bufón Copoletto / Dama de compañía/ teclado electrónico - coro
C. López Puccio: Princesa Creolina/ Secuaz (Tartamuto) /teclado electrónico - coro
J. Maronna: Embajador Español/ Dama de compañía/ Secuaz (Capomafio) / laúd - coro
M. Mundstock: Primer Ministro/Dama de compañía / coro
C. Núñez Cortés: Prícipe Cardoso/ Secuaz (Mariposo) / teclado electrónico - coro
D. Rabinovich: Rey Wilferico/Dama de compañía/ Secuaz (Malotipo) / coro


Otra introducción
de la misma obra


La Masacre como método

"...Cuando subsisten dudas grandes y opiniones muy vehementes y divididas, se acude a una fórmula sabia: poner a prueba la pieza ante el público, colgada a manera de bis de un espectáculo probado. En esta apelación final, sólo un torrente de aplausos podría salvarla.
No fue éste el caso con la versión original de "Cardoso en Gulevandia" , una obra de casi media hora construída en torno a los monólogos interminables de un bufón, que finalizaba con el envenenamiento colectivo de los personajes en medio de referencias a una maldición (jamás explicada) de los Rapabontes. Los espectadores de Tucumán, donde se estrenó, recibieron la obra con mortal silencio. Algunos, desesperados, pretendieron incluso que los dejaran sumarse al envenenamiento general. Para evitarse demandas e incómodas comparaciones con Jim Jones, Les Luthiers redujeron la obra a menos de la mitad y cambiaron el final..."

"Les Luthiers de la L a la S" / Daniel Samper

Aún así, la obra se eliminó del programa de Por Humor al Arte en la 2da temporada, siendo reemplazada por "Las Majas del bergantín".

LL Online

Les Luthiers online