Serenata Medio Oriental
(Música medio árabe)

"Por Humor al Arte"
Teatro Coliseo, Buenos Aires, Argentina, 22 de Julio, 1983.


MM: Siendo ya un compositor consagrado Mastropiero realizó un viaje al Medio Oriente, a la capital de las frías regiones montañosas de Arabia, la mítica ciudad de Uf-Que-Brr. Llegado a la ciudad de Uf-Que-Brr, una leve indisposición del jeque de la ciudad motivó que Mastropiero fuera recibido por Abdul, el anciano imán de la mezquita principal a quién habían nombrado imán por su sabiduría, pero sobre todo por su gran magnetismo. El imán Abul se presentó ante Mastropiero y le dijo: "Maestro, yo seré su anfitrión, porque a mi jefe el Jeque lo aqueja la jaqueca". Mastropiero, entonces le respondió: "Digamé, esa jaqueca de su jefe el Jeque, no mejorará con carqueja?". Y siguieron conversando toda la noche… En esa charla Mastropiero, se enteró de que los musulmanes más fanáticos eran conocidos como "muy sulmanes"; y por el contrario, a los que solo cumplían en parte los preceptos de Mahoma les decían los "mahomenos". Por último y antes de regresar, allí convivió con varias tribus de beduinos que provenían, algunos, de ciertos oasis poblados, y otros, de ciertos desiertos desiertos. Los miembros de la tribu eran nómades por partida doble; eran nómades porque deambulaban sin residencia fija y porque eran no más de... cincuenta, sesenta beduinos. En dicha tribu...
(cincuenta y tres, cincuenta y cuatro, no bueno, lo tipos mas o menos se cubren de alguna manera, es decir, para dar una idea aproximada, muere alguno, nace uno nuevo, no hace falta saber exactamente... ¡ah, no, porque!... es un texto lo leo por dos o tres años, digo cincuenta, sesenta y tengo todo cubierto... cincuenta y cinco...)
En dicha tribu se disputaban el mando dos jeques hermanos: Mohamed, el Grande, y Nomemohes Chico.
Nomemohes, el Jeque, El Jeque Nomemohes estaba por contraer enlace, y le encargó a Mastropiero la obra que escucharemos a continuación: la "Serenata que cantó el novio la víspera de la boda".


DR: Mañana por fin estaremos casados,
será nuestra vida, un lecho de rosas
pues Alá protege a los enamorados,
y yo os amo, mis veinte futuras esposas.

Os amo, os amo, mujeres de mi harén:
Zoraida, Sherezade, Zobeida, Farah, Zimrud,
Rosa, Zulma, Dalila, Zaida, Jazmín,
Fátima, Mora, Farisad, Marien, Amina,
Zuleica, Axa, Dunia, Zoe... y Porota!

Viviremos apasionadamente,
nuestra vida será un edén,
seré fiel eternamente,
nunca os engañaré con otro harén.

Os amo, os amo, a cada una por sus virtudes:

¡Zoraida!... Oh, rostro radiante cuya claridad apagaría la llama de un tizón encendido, tus mejillas, finas, suaves y peludas... y pulidas, son como pétalos de narciso, como flores de arrayán y amapola ¡Y qué lomo, mamita!
¡Sherezade!... Aunque de tus manos no salen tentadores manjares, aunque de tus manos no salen bordados exquisitos, tus dedos son como diez...tus dedos son como diez. Sin contar los de los pies.
¡Oh! ¿Y tú quién eres? ¿De quién es esa mirada resplandeciente como la aurora? ¿De quién son esas manos que Alá bendijo? ¿Cual eres que no te reconozco? ¡Ah! ¡primo Alí!...¿ Sal de alí!... ¡Toquete!

Ya el sublime momento contemplo
pues mis ojos la escena ya ven
el sacerdote diciendo en el templo
os declaro marido y harén.

Luego en la fiesta bailaremos mejilla a mejilla, a mejilla, a mejilla...
Y ahora, os tengo que dejar; mañana será nuestra boda.

Cuando mañana a la noche salude
no habrá en nuestro lecho pesar ni fatiga;
cuando mi cuerpo a los vuestros se anude
seremos felices, que Alá os bendiga.
¡Y que Alá me ayude!

Esta obra formó parte del espectáculo:
"Por Humor al Arte" (1983)
"Grandes Hitos" (1992)

Videograbación:

DVD 3 "Grandes Hitos"

Versión discográfica:
"Les Luthiers, en vivos" (2007)


Formación:

M. Mundstock: Presentación

D. Rabinovich: Jeque Nomemojes (cantante solista)
E. Acher: clarinete y tambor de copa
C. López Puccio: violata
J. Maronna: laúd y pandereta
C. Núñez Cortés: narguilófono y cascabeles


Curiosidad:

La "Porota" de la Serenata Medio-oriental fue una de las tantas ocasiones en las que Les Luthiers se vieron forzados a adaptar el libreto para que fuera entendido (y disfrutado) por el público de otros países.
La Porota fue la odalisca rioplatense, cantada en Argentina y Uruguay, pero en los demás países hubo que hallar su equivalente. He aquí las que hemos rescatado:

España: Mari Pili
Colombia: Petronila
Ecuador: María Angélica
México: Lupita
Cuba: Chea
Venezuela: Coromotico


De una entrevista radiofónica a Carlos Núñez Cortés para el programa "La Guagua", de Buenos Aires, emitida el 10 de septiembre de 2000, extraemos los párrafos que siguen, referidos a la Serenata medio oriental:

Esta serenata estuvo en los espectáculo Por Humor al Arte y Grandes Hitos, y la cantaba Daniel. Él nombraba una a una a cada una de sus esposas, "Zoraida, Sherezade, Zobeica...", los veinte nombres. En realidad nombraba diecinueve, y el vigésimo nombre era: "Aya, Dunia, Zoe... y Porota"; Porota era la odalisca número veinte, que despertaba una risotada en el público. Por supuesto cuando viajamos al exterior, estuvimos en Venezuela, por ejemplo, la Porota hubo que traducirla, porque la Porota es muy de acá, del Río de la Plata. Entonces, contactamos un venezolano y le dijimos más o menos como pudimos, ¿por qué no nos das algún nombre de alguna persona, digamos, no sé, de..., de bajo ingreso, por no decir... una sirvienta por ejemplo, no? ¿cómo podría llamarse? algún nombre muy conocido y muy usual en Venezuela. Entonces nos dijo: "Bueno, nosotros acá, en Venezuela, en Caracas, tenemos el nombre más usual que es Coromotico"; y al ver nuestra cara de estupor dijo: "Bueno, nosotros le decimos Coromotico porque es muy feo el nombre original que es Coromoto". Pero estamos pidiendo el nombre de una mujercita, de una señorita. Dice: "Sí, sí, sí, Coromoto, Nuestra Señora la Virgen de Coromoto, que es una montaña que hay en Venezuela". Entonces, bueno, le cambiamos el nombre a Porota, le pusimos Coromotico con mucho recelo, porque nos dijimos ¿realmente van a entender el chiste? Cuando actuamos en el teatro Teresa Carreño, de Caracas, la carcajada fue enorme.

Les Luthiers online