El Zar y un puñado de...
(Fuga en Si-beria)
"Humor Dulce Hogar"
Teatro Colón, Bogotá, Colombia, 12 de Abril, 1986.


MM: Cuando le propusieron a Johann Sebastian Mastropiero que compusiera la música de una opereta sobre la huida de los aristócratas rusos en la revolución de 1917, Johann Sebastian pidió consejo a su venerado maestro, el profesor Wolfgang Gangwolf. Este le dijo: "Muchacho, se han compuesto hermosas partituras para operetas; aún en un género menor, como la opereta, se puede notar la calidad de un compositor, te aconsejo que rechaces el ofrecimiento, más aún, no debes aceptar, si es que todavía te queda un poco de amor propio". "Si es así", respondió Mastropiero, "puedo aceptar perfectamente". Por otra parte, el padre de Mastropiero, que se oponía a la carrera artística de Johann Sebastian, por la misma época le envió una carta en la que le decía: "Hijo mío, te pido que abandones la música. Es posible que sean mis prejuicios los que me impiden ver, pero por desgracia no me impiden oír". En este punto Johann Sebastian se vio obligado a optar entre su familia y la música, y eligió la música, para desgracia de ambas. Terminó de componer la opereta, y para evitar más conflictos con su familia se dispuso a firmarla con un seudónimo: Johann Severo Mastropiano. Enterado el padre, le mandó otra carta en la que le decía: " Hijo mío, si usas ese seudónimo, todos sabrán, no sólo que soy el padre del compositor, sino también que soy el padre de un imbécil". Johann Sebastian reconoció que esta vez su padre tenía razón, y se cambió el seudónimo: firmó la opereta como Klaus Müller. Esto solucionó por fin el problema con su familia, pero le acarreó demandas penales de treinta y siete familias de apellido Müller.
A continuación escucharemos el cuadro primero del segundo acto de la opereta de Johann Sebastian Mastropiero titulada: "El Zar y un puñado de aristócratas rusos huyen de la persecución de los revolucionarios en un precario trineo, desafiando el viento, la nieve y el acecho de los lobos". Resumen del argumento: ¡Adiós, mi estepa!

MM: Ay, ay, ay, Rusia Imperial ...
Ay, ay, ay, Rusia Imperial ...

CORO: ¡No!, ¡ya no hay!
No hay, no hay, no hay...

DR: ¡Ay, ay, ay!

CORO: ...no hay Rusia Imperial.
No... hay.

DR: Rusia...

CORO: ¡Shhhhh!

DR: ...Imperial

CORO: ¡Shh! ¡Basta!

DR: Está bien.

MM: No aceptaremos a los rojos ni su plan...
CORO: ...proletario.

MM: Son insolentes, y lo peor es que son tan...
CORO: ...¡ordinarios!

DR: Ay, qué cruel, malvado, espécimen...
CORO: ...soviético,

EA: ...que ha cambiado nuestro régimen...
CORO: ...dietético.

MM: Con esos métodos apátridas y anárquicos...
CORO: ...que ostentan,

MM: ...si nos descubren los antimonárquicos...
CORO: ...nos revientan.

MM: Adiós mi estepa...

EA: Adiós, adiós.

MM: No, no, la estepa.
Estepa... vino el comunismo.

DR: ¡Estepa ... ís ya no es lo mismo!

EA: Ay... qué frío que hace.

DR: Cuando yo era pequeño, en esta región el frío era mucho peor.

EA: ¿Estará cambiando el clima?

DR: No, yo tenía los pantalones cortos.

MM: En dos semanas que llevamos huyendo de los bolcheviques no ha dejado de nevar, el viento helado sopla a cien millas por hora y la temperatura es de cuarenta grados bajo cero.

JM: Sí, sí. ¡Y no sabe lo que es esto en invierno!

DR: ¡Oooo! ¡Oro, Zaino, Alazán... Micifuz!
(bajan del trineo)
(A Acher) Cuidado el trineo, duque Topolev...,
(A Puccio) cuidado la nieve, marqués Pipiushin...
(A Maronna) cuidado la hernia, conde Menkov

MM: Este...

DR: ¡Huy!, ¡El Zar!...
(A Mundstock)
Cuidado la alteza, su altura.

(aullido en off)

EA: ¡Lobos!

DR: Estamos llegando a Lobos. ¡Qué frío! Un frío terrible, hace...

LP: ¡Y con el hambre que tenemos!... Hace dos semanas que sólo comemos pan duro y raíces.

JM: Con eso engañamos al estómago.

EA: Mi estómago ya está empezando a sospechar.

(Entra Carlos Núñez montado en la mandocleta)

CN: Ay qué frío... ay qué frío... ay qué frío.
Permitidme una palabra, ¡Oh nobles señores!

EA: (Disimulemos, nadie debe saber que somos nobles). Te equivocas, somos simples campesinos.

CN: Sin embargo vuestros ropajes no parecen ser de simples campesinos.

EA: Es que tenemos un casamiento

LP: Yo soy la novia

DR: Yo soy los padrinos... él es la torta.

DR: Bueno, tienes razón pobre... pobre pobre. No somos campesinos.

CN: ¿Ah, no?

DR: Somos bailarines del Teatro Bolshoi... estamos de gira.

CN: ¿De gira por aquí?

DR: Sí señor.

CN: ¡Pero si aquí sólo hay lobos!

DR: Y viera cómo les gusta el ballet.

CN: Perdón, pero, ¿no han visto por casualidad al Zar Nicolás por esta zona?

LP: No, no. No vimos zares por acá, no.

CN: La verdad es que yo soy su correo secreto y lo estoy buscando porque tengo que entregarle el cofre con las joyas de la corona.

TODOS: ¡Yo soy el Zar! ¡No, no, no! ¡Yo soy el Zar!

CN: ¡Así los quería agarrar! En realidad soy comisario del pueblo y traigo orden de detener al Zar y entregarlo para que lo fusilen.

(Todos señalan a Mundstock)

CN: Disculpe, su Alteza, era una estratagema para dar con usted.
En efecto, soy su correo secreto.

Soy el correo secreto del Zar
voy desafiando la nieve y los rigores
llevo las noticias a duras penas
algunas noticias son malas
¡y otras son peores !

MM: Mijail, ¿qué noticias traes?

CN: Me temo que no muy buenas, su majestad.
El ministro de guerra, mariscal Plotkhin, sigue escondido en el sauna del casino de oficiales...

MM: ¿Y qué manda a decir?

CN: ¡Que adelgazó una barbaridad!
Los sirvientes abandonan masivamente los palacios y dejan unos carteles que dicen...

MM: ¿Qué dicen?

CN: ..."Atendido por su propietario".
Su favorita de usted, la duquesa Irina, desde que usted partió está desesperada y ansiosa.

MM: ¿Quién te lo dijo?

CN: El mariscal Plotkhin, dos capitanes y seis tenientes.
Este es el parte del frente sur.

MM: Y tú le entregarás este mensaje al mariscal Plotkhin.

CN: Soy el correo secreto del Zar

DR: Papenko, papenko... niet corrovsky!

LP: ¿Qué?

DR: ¡Papito, no corras!

MM: (lee el mensaje)
Szonia nieskaya schyudne... u... uuu... uaua... sch...chch... chsstch... tch...(¿?)
¡Ah, no! (tenía el papel invetido)
"Situación de las tropas desastrosa en todos los frentes..."
¡Maldición! estos bolcheviques...

EA: Ah, sí, estos bolcheviques, y esas ideas estrambóticas que se traen.

DR: Dicen que la tierra debe ser para el que la trabaja.

EA: Ah, yo les daría toda la tierra que quieran, pero... ¿en qué se la van a llevar?

DR: ¡Ah no! Que las macetas se las traigan ellos.

CORO: Ya la ley lo dice,
muy en claro queda:
MM: la tierra debe ser...
CORO: ...para el que la hereda.

Los palacios que nos arrebatan
eran tan grandes, tan imponentes,
que no nos alcanzaban los sirvientes.
Y hoy si nos alcanzan, nos matan.

MM: ¿Hay algo más triste,
más desdichado,
que ser perseguido?
CORO: ¡Sí!, ser alcanzado.

MM: Eh, bien, aquí pasaremos la noche... Barón Nikita hágase cargo de las guardias.

DR: Su Alteza, no sé cómo decírselo... yo estoy solo y hay varios turnos para cubrir.

JM: Concedido, ¡todos para usted!

DR: Pladorovnie, samasvaniet, nia poñimae, ¡su abuela!

CN: Correos... correos... correos, ¡Que no tengo frenos!

MM: Mijail, ¿Entregaste el mensaje?

CN: Sí, se lo entregué al mariscal Plotkhin, el mariscal Plotkhin se lo entregó a su favorita de usted, la duquesa Irina, y la duquesa Irina se entregó a la guardia de palacio.

MM: ¡Desdichada!

CN: Se veía contenta.
Y hay más: sus tropas han sido derrotadas, ¡ya todo ha terminado!

MM: Snif, snif... ¡sniff!

DR: Papenko, niet calentovich!

LP: Entonces, ¿ya no seremos más nobles?

MM: No.

DR: ¿Ya no seré más barón?

LP: ¡Sí!

MM: Eso depende de ti, hijo mío. ¡Adiós, mis nobles!

JM: ¿Adónde va?

MM: A la estepa más próxima.

LP: ¿Y los lobos?

MM: Ese será mi fin. Yo saciaré el hambre de los lobos.

CN: ¿Lleva galletitas?

JM: ¡No, no, majestad!, ¡no vaya al "lobocausto"!

LP: ¡Le van a hacer la "lobotomía"!

DR: Y ahora, ¿qué haremos?, ¿morir heroicamente como nuestro amado Zar o adherirnos a esa sucia revolución?

TODOS: ¡Adherirnos a esa sucia revolución!

CORO: Unámonos a la masa
y apoyemos la revolución.
Mejor ser proletarios en casa
que aristócratas en prisión.

MM: ¡Aaaahhh!... ¡Esto era lo único que me faltaba!

DR: ¿Qué le pasó?

MM: ¡Los lobos!

DR: ¿Lo atacaron?

MM: No, ¡me orinaron!

CORO: Seremos comunistas desde esta fecha.
¡Vivan los izquierdistas de derecha!


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Esta obra formó parte del espectáculo:
"Humor, Dulce Hogar" (1985)

Videograbación:
DVD 6 "Humor Dulce Hogar"


Formación sexteto:

M. Mundstock: Presentación

E. Acher: Duque Topolev/ piano - coro
C. López Puccio: Marqués Pipiushin/ látigo - coro
J. Maronna: Conde Menkov /cascabeles - coro
M. Mundstock: Zar Nicolás / coro
C. Núñez Cortés: Mijail, el correo del Zar / piano y mandocleta - coro
D. Rabinovich: Barón Nikita/ coro

Formación quinteto:
M. Mundstock: Presentación

C. López Puccio: Marqués Pipiushin/ látigo - coro
J. Maronna: Conde Menkov /cascabeles - coro
M. Mundstock: Zar Nicolás / coro
C. Núñez Cortés: Mijail, el correo del Zar / piano y mandocleta - coro
D. Rabinovich: Barón Nikita/ coro


El título completo de la obra es:

"El Zar y un puñado de aristócratas rusos huyen de la persecución de los revolucionarios en un precario trineo, desafiando el viento, la nieve y el acecho de los lobos"
(fragmento de opereta)



Traducción de lo que dice Daniel:
"Pladorovniy samozvanets, ne ponimay su abuela"
Fértil impostor no entiendo su abuela.



Curiosidad:

Parte de la música de esta obra ya se había utilizado en la Escena de La Gula de "Blancanieves y los 7 pecados capitales" (1969), en la canción de los cosacos "Ya van quince años de hambre y miseria"


 
Les Luthiers online