Quién Mató a Tom McCoffee
(Música en serie)
"El Reír de los Cantares"
España, Teatro Acalá Palace, Madrid, febrero, 1990


MM: Cansado de escribir música para las minorías que asisten a los conciertos, Mastropiero aceptó el encargo de componer el himno para la convención de admiradores del Doctor Miles Flanagan, distinguido dentista de Nebraska, convención a la cual concurrieron miles, eh perdón Miles Flanagan y tres personas más. Por aquel entonces Mastropiero se volcó francamente hacia la música masiva. "La música masiva" escribió, es más que música, es música + IVA. Pronto comenzó a componer para las siguientes series de televisión: "Hospital" que narra la vida cotidiana de un equipo... de fútbol americano. "Masacre" cruda descripción de típicas escenas familiares, y "El escuadrón" aventuras del escuadrón de perros adiestrados de la policía y del simpático comisario Johnson, su mascota. Se recuerda especialmente su música para la serie policial sobre el Teniente Stanley y el Sargento Morrison, titulada "Deber Imposible", mas conocida como "Imposible de ver". A continuación presentaremos fragmentos del episodio "Quién mató a Tom McCoffee". La escena en un lugar nocturno de Manhattan, donde una pianista negra canta las desdichas que sufrió en su infancia.


CN: A veces me pregunto, si de niña yo fui feliz.
En casa éramos muy unidos,
vivíamos en un triste cuartucho
mis once hermanos, quince primos,
el gato y una tía… la tía del gato.
También mi madre, mi padre y mi padrastro,
una perra enorme y su cachorro,
el hijo de la gran perra.
Todos en el mismo cuartucho,
en casa éramos muy unidos.


Todos me maltrataban, me maltrataban
mi único amigo era el cachorro,
dormía en mi cama, comía de mi plato,
me ladraba, me mordía, me orinaba,
el hijo de la gran perra.

JM: Es inútil amigo, ella no puede verlo, es completamente ciega

MM: Oye negra... eh tú negra

JM: Es inútil amigo, ya le dije que es ciega, ella no sabe que es negra. Ella cree que es hija de polacos. ¡Oye, te buscan, María Wrocluvsky!

MM: Oye tú, la pianista, somos el Teniente Stanley y el Sargento Morrison de homicidios.

CN: (tanteándolo) Usted no es el Teniente Stanley.

MM: Correcto, el Teniente Stanley soy yo, él es el Sargento Morrison mi ayudante. Dime ¿conoces a Tom McCoffee, saxofonista, autor de canciones?

CN: Si, pero yo no le maté.

MM: ¿Y cómo sabes que le mataron?

CN: ¿Eh?, ah, jajaja, muy bueno eso, eh, eh, bueno… alguna vez tenía que morir.

MM: Le encontraron muerto, envenenado con cianuro.

CN: ¿Con cianuro?

MM: Sí, para colmo cianuro en mal estado. ¿Le conocías o no le conocías?

CN: ¡Si! Como no le voy a conocer, si ese hombre era mi marido. ¡Ohhh pobre Tom! Ya no compondrás más canciones, para que tu nena las cante. (Llorando) Ahí va la viuda negra, la viuda negra.

MM: Vaya, vaya. (López Puccio se va). Es una manera de decir, es una expresión idiomática que denota sorpresa u ofuscación.

CN: (llorando)

MM: Bueno, y tú ya no llores

CN: Vale

MM: Dime, ¿tu cantaste canciones de Tom McCoffee?

CN: Si, algunas me las dedicó especialmente... (Se pone a tocar el piano y no se escucha nada). ¡Cielos no! también me he quedado sorda.

MM: La tapa del teclado…

CN: Algunas me las dedicó especialmente, como por ejemplo "Eres una vieja mula borracha", "Tu aliento me sabe a emplasto de aguarrás" y aquella tan bonita que me dedicó titulada "Despertarme a tu lado nena" y que dice así: ¡¡¡¡AAAAAAAAAAH!!!!

MM: Oye y ¿tienes idea de quién puede haber asesinado a Tom McCoffee?

CN: Sí, debe haber sido el maldito mafioso Rizos Negros. La última vez que estuve con Tom, Rizos Negros estaba con él. Ese perfume, el perfume que usaba Rizos Negros no podré olvidarlo mientras viva. Yo lo notaba algo raro ese día, me saludó brevemente y me dijo por lo bajo "sabes nena, alguien quiere matarme y no confío en Rizos Negros"

MM: Vaya, vaya. Oye tú, el del violín, creo que te conozco ¿tienes antecedentes policiales?

JM: Sí, creo que sí

MM: ¿Cómo "creo"?

JM: Lo que pasa es que estuve preso 12 años por violar una norma sin importancia... Norma González

MM: Oye, ¿así que Tom McCoffee tocaba con ustedes?

JM: Sí, creo que sí. Tom McCoffee ¡Ya nunca nadie tocará como tú!

CN: Ya no compondrás más canciones.

MM: Dime y ¿tú como te llevabas con Tom McCoffee?

JM: Bien bien, creo que bien, si bastante bien, más o menos, pero el que no se llevaba bien con Tom era ese tipo Rizos Negros. Rizos Negros nos conseguía mercancía.

MM: Ah, les vendía coca

JM: Sí y a veces también Pepsi

MM: Oye, ¿no habrás sido tú el que mató a Tom McCoffee?

JM: ¡No! creo que no

MM: Vaya, vaya. Oye tú, ¿qué hacías el 23 de agosto a las 3:15 p.m.?

DR: Estaba bebiendo un whisky en el Bar de Flora

MM: ¿Y cómo puedes recordarlo tan rápidamente?

DR: Porque siempre estoy bebiendo un whisky en el Bar de Flora

MM: ¿Y por qué bebes tanto?

DR: Para olvidar una traición

MM: ¿Qué traición?

DR: Ya no me acuerdo… creo que da resultado

MM: ¿Tienes idea de quién pudo haber asesinado a Tom McCoffee?

DR: Ideas, lo que se dice ideas, hace mucho que no tengo. Sólo se que le debía dinero al degenerado ese de Rizos Negros. Así que mataron a Tom... ¿Lo mataron? Debe ser por eso que no venía más por aquí. Tom, hermano, ya no escucharemos el sonido de tu instrumento.

JM: Ya nunca nadie tocará como tu

CN: Ya no compondrás más canciones. (Olfateando) ¡Ay! el perfume Rizos Negros.

MM: ¡Sí! ¿dónde?

CN: El perfume de Rizos Negros, aquí el perfume de Rizos Negros

MM: ¿Dónde?

CN: Aquí el perfume de Rizos Negros, el perfume de Rizos Negros

MM: Busca, busca

CN: El perfume, el perfume, encontré el perfume de Rizos Negros, el perfume... el perfume... Este es el hombre. (del saco de Puccio saca una peluca)

MM: Sargento Morrison, usted es Rizos Negros ¡que bonito!

LP: ¿A usted le parece?

MM: Usted mató a Tom McCoffee

LP: Vaya, vaya (sale corriendo, con el Teniente detrás)

CN: ¡Lo logramos, lo logramos! el Teniente se creyó todo, se creyó que yo era ciega, el perfume, Rizos Negros

DR: Se creyó que eras pianista, también

CNC: ¡Oh, Tom McCoffee, ya no compondrás más tus canciones!

Coro: Espantosas

DR: Ya no escucharemos más el sonido de tu instrumento

Coro: Horroroso

JM: Ya nunca nadie tocará como tú

Coro: Tan desafinado.

Tom McCoffe te matamos
fuimos nosotros los que te envenenamos
y la peluca al Sargento
en el bolsillo le colocamos.

Pues nosotros, pobrecitos
todo, todo lo soportamos
tu instrumento, tus canciones
y además tus desafinaciones.

Y si fuimos criminales
los motivos son musicales
tividividividividividi pa pa
que finado, tan desafinado
tividividividividividi pa pa

Descansa en paz
descansa en paz
descansa en paz
para bien, para bien del jazz.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 


Esta obra formó parte de los espectáculos:
"El Reír de los Cantares" (1989)
"Bromato de Armonio" (1996)
"Do Re Mi Já!" (2000)
"Viejos Hazmerreíres" (2014)

Videograbada:
DVD 4 "Bromato de Armonio"


Formación:

M. Mundstock: Presentación

M. Mundstock: Teniente Stanley
C. López Puccio: Sargento Morrison
C. Núñez Cortés: María Wrocluvsky / piano - coro
J. Maronna: contrabajo - coro
D. Rabinovich: batería - coro