Serenata Medio Oriental
(Música medio árabe)

"Les Luthiers, Grandes Hitos"
Teatro Coliseo de Buenos Aires el 25 de marzo de 1995.


MM: El célebre compositor Johann Sebastian Mastropiero, en busca de inspiración, realizó un viaje al Oriente Medio, a las calurosas regiones de Uf-Al-Sudar. Allí, una leve indisposición del jeque motivó que Mastropiero fuese recibido por Abdul, el anciano imán de la mezquita principal. El imán Abdul se presentó ante Mastropiero y le dijo: "Maestro, hoy seré su anfitrión, porque a mi jefe el jeque lo aqueja la jaqueca". Mastropiero, entonces le contestó :"Digamé, esa jaqueca de su jefe el jeque, no aflojará con carqueja ?". Fue el comienzo de una bella amistad. El imán Abdul poseía una personalidad magnética, como todos los imanes. Según le explicó a Mastropiero, los musulmanes más fanáticos eran llamados "muy sulmanes"; y por el contrario, los que solo cumplían en parte los preceptos de Mahoma eran "mahomenos". También le contó que los beduinos provenían, algunos, de ciertos oasis poblados, y otros, de ciertos desiertos desiertos. Mastropiero se despidió de Abdul y se dirigió al encuentro de una tribu de beduinos, con los que convivió durante varias semanas. Los miembros de la tribu eran nómades por partida doble; eran nómades porque deambulaban sin residencia fija, y porque eran no más de... cincuenta, sesenta beduinos. En dicha tribu... (cincuenta y tres, cincuenta y cuatro, no bueno, es decir, para dar una idea aproximada, no hace falta saber exactamente... ¡ah, no, porque!... es un texto descriptivo, no es una cosa estadística... está bien, es lógico; digo, por si se muere alguno, nace uno nuevo, nunca sabe uno el número exacto, no va a andar diciendo una cosa que luego no... cincuenta y cinco...) En dicha tribu se disputaban el mando dos jeques hermanos: Mohamed, el Grande, y Nomemohes, Chico. El jeque Nomemohes estaba por contraer enlace, y le encargó a Mastropiero la obra que escucharemos a continuación: la "Serenata que cantó el novio la víspera de la boda".


DR: Mañana por fin estaremos casados,
será nuestra vida, un lecho de rosas
pues Alá protege a los enamorados,
y yo os amo, mis veinte futuras esposas.

Os amo, os amo, mujeres de mi harén:
Zoraida, Sherezade, Zobeida, Farah, Zimrud,
Rosa, Zulma, Dalila, Zaida, Jazmín,
Fátima, Mora, Farisad, Marien, Amina,
Zuleica, Axa, Dunia, Zoe... y Porota!

Viviremos apasionadamente,
nuestra vida será un edén,
seré fiel eternamente,
nunca os engañaré con otro harén.

Y ahora, os tengo que dejar; mañana será nuestra noche de bodas,
y me tengo que preparar.

Cuando mañana a la noche salude
no habrá en nuestro lecho pesar ni fatiga;
cuando mi cuerpo a los vuestros se anude
seremos felices, que Alá os bendiga.
¡Y que Alá me ayude!

 
 
 

Esta obra formó parte de los espectáculo:
"Por Humor al Arte" (1983)
"Grandes Hitos" (1992)

Videograbada:
DVD 3 "Grandes Hitos"

Versión Discográfica:
"Les Luthiers, En vivos" (2007)


Formación:

M. Mundstock: Presentación

D. Rabinovich: Jeque Nomemojes / Cantante solista
C. López Puccio: violata
J. Maronna: pandereta y laúd
C. Núñez Cortés: narguilófono y tambor de copa


La "Porota" de la Serenata Medio-oriental fue una de las tantas ocasiones en las que Les Luthiers se vieron forzados a adaptar el libreto para que fuera entendido (y disfrutado) por el público de otros países.
La Porota fue la odalisca rioplatense, cantada en Argentina y Uruguay, pero en los demás países hubo que hallar su equivalente. He aquí las que hemos rescatado:

España: Mari Pili
Colombia: Petronila
Ecuador: María Angélica
México: Lupita
Cuba: Chea
Venezuela: Coromotico


De una entrevista radiofónica a Carlos Núñez Cortés para el programa "La Guagua", de Buenos Aires, emitida el 10 de septiembre de 2000, extraemos los párrafos que siguen, referidos a la Serenata medio oriental:

Esta serenata estuvo en el espectáculo Grandes Hitos, y en Por Humor al Arte, y la cantaba Daniel. Él nombraba una a una a cada una de sus esposas, "Zoraida, Sherezade, Zobeica...", los veinte nombres. En realidad nombraba diecinueve, y el vigésimo nombre era: "Aya, Dunia, Zoe... y Porota"; Porota era la odalisca número veinte, que despertaba una risotada en el público. Por supuesto cuando viajamos al exterior, estuvimos en Venezuela, por ejemplo, la Porota hubo que traducirla, porque la Porota es muy de acá, del Río de la Plata. Entonces, contactamos un venezolano y le dijimos más o menos como pudimos, ¿por qué no nos das algún nombre de alguna persona, digamos, no sé, de..., de bajo ingreso, por no decir... una sirvienta por ejemplo, no? ¿cómo podría llamarse? algún nombre muy conocido y muy usual en Venezuela. Entonces nos dijo: "Bueno, nosotros acá, en Venezuela, en Caracas, tenemos el nombre más usual que es Coromotico"; y al ver nuestra cara de estupor dijo: "Bueno, nosotros le decimos Coromotico porque es muy feo el nombre original que es Coromoto". Pero estamos pidiendo el nombre de una mujercita, de una señorita. Dice: "Sí, sí, sí, Coromoto, Nuestra Señora la Virgen de Coromoto, que es una montaña que hay en Venezuela". Entonces, bueno, le cambiamos el nombre a Porota, le pusimos Coromotico con mucho recelo, porque nos dijimos ¿realmente van a entender el chiste? Cuando actuamos en el teatro Teresa Carreño, de Caracas, la carcajada fue enorme.

Les Luthiers online