Encuentro en el Restaurante
(Rapsodia gastronómica)

Versión teatral "¡Chist!"
Teatro Gran Rex, Buenos Aires, Argentina, 16 de Junio de 2013


DR: Felisa, qué suerte que pudo llegar hasta aquí, pase por favor Felisa, pase.
Felisa, siéntese por favor. Que suerte habernos encontrado en este lugar íntimo y discreto, así podemos tomar una copa juntos, hacía tiempo que quería hablar con usted.
Felisa, yo quiero insistir en lo nuestro. ¡No, no se vaya! ¡Felisa, no se vaya, por favor!
Por favor, quédese, siéntese Felisa.
Felisa usted tiene que perdonarme por lo que pasó el otro día en la playa. Se lo ruego amor mío, perdoneme. Felisa, se lo ruego que me perdone...
(Puccio toca de forma molesta su latín, en la misma cara de Daniel; Daniel se dirige a Puccio)

A usted también se lo ruego.

Perdoneme Felisa, se lo suplico.

(A Puccio) Ayúdeme, extraiga de ese instrumento los sonidos más conmovedores.

LP: (A los otros músicos) ¡Conmovedores para la mesa dos!

(Tocan otra melodía más delicada)

DR: Felisa, usted me inspira los sentimientos más puros.
(A Puccio)
Sentimientos puros.

LP: (A los otros músicos) ¡Los sentimientos salen puros!

(Tocan una melodía aún más delicada)

DR: ... Y al mismo tiempo una pasión desgarradora.
(A Puccio) ¡Desgarradora!

LP: ¿Desgarradora?

DR: muy desgarradora...

LP: (Araña las cuerdas con el arco produciendo un desagradable sonido de desgarro)

DR: Es como el gorjeo de los pajaritos después de la lluvia.
(A Puccio)
El gorjeo de los pajaritos.

LP: ¡Pío, pío!

DR: No, no, no: después de la lluvia.

LP: ¡Glu, glu!

DR: Felisa, lo que yo quiero decirle es que estoy tan ilusionado con este encuentro, que pienso que nunca...

(Los músicos comienzan a tocar una música rápida, que tapa lo que dice Daniel)

LP: ¡Hey!

DR: (A Puccio, creyendo que han terminado de tocar)
Muy bien, muy bien.

LP: (A los músicos) Dice que muy bien.

(Los músicos inician de nuevo la música rápida, tapando a Daniel)

DR: Felisa, lo que yo quiero decirle es que estoy tan ilusionado con este encuentro, que pienso que nunca... que podríamos...

LP: ¡Hey!

DR: (Como antes) Muy bien, muy bien.

LP: (A los otros músicos) Dice que vamos muy bien.

(Tocan de nuevo)

DR: Felisa, lo que yo quería decirle es que... (se calla y se tapa con las manos esperando el grito de Puccio, pero los músicos dejan de tocar; entonces, se destapa).

LP: (A traición) ¡¡Hey!!

DR: ¡Termine con esa música!

LP: (A los otros músicos) Quiere la otra música.

DR: Felisa lo que yo quiero decir...

(Comienzan a tocar la música del principio)

DR: Basta, basta; no lo soporto más.

LP: Ah, quiere el bolero...

(Los músicos paran de tocar, sueltan los instrumentos inmediatamente, pero toman otros y comienzan un bolero)

CORO: No lo soporto más,
ese amor que me mata,
no lo soporto más...

DR: (A los músicos) ¡Basta! No toque más, si hace lo que le pido le pagaré.
(A Felisa) No, no se lo decía a usted. Felisa ¿Cómo podría estar pensando en pagarle? Ha sido un malentendido; comencemos todo nuevamente.

LP: Todo nuevamente
(vuelven a tocar la música del principio)


DR: Felisa...
(a Puccio que vuelve a tocar a su lado) ¿Usted otra vez? váyase de aquí

(A Felisa)
No, no. Usted quédese, quédese
LP: Ah, me parecía

DR: (A Puccio que vuelve) ¡Váyase de aquí le dije,!
(A Felisa)
Usted ¡Quédese ahí, quedese!
(Alterna entre Puccio y Felisa cada vez con mayor rapidez; la melodía se reinicia y corta una y otra vez)

¡Váyase! ¡Usted quédese ahí! ¡No toque más! ¡¡No toque más!!
(A Puccio)
No toque más.

(A Núñez) Sit
(A Maronna) Up
(A Puccio) Godo*

DR: Felisa, desde que usted dejó de hablarme añoro la cadencia de sus palabras, echo de menos esa melodía...

LP: ¡Acá está!

(A Puccio) ¿Usted otra vez? Bueno está bien, toque.
(A Felisa)
¡No, no a él le decía que toque.
Felisa, usted tiene que perdonarme por lo que pasó el otro día en la playa. Reconozco que estuve muy impulsivo, pero usted, ¿por qué escapó de ese modo, a la vista de todo el mundo?
Sí, es cierto que yo corría detrás de usted, pero yo la corría para reparar mi falta, Felisa, solo quería devolverle su traje de baño; comprendo que está ofendida conmigo, que me exige una satisfacción; yo puedo darle mucha satisfacción Felisa.
Vea, conozco un lugar precioso, rodeado de pinos, con un lago, las montañas... no parece un albergue transitorio.
Felisa, deme otra oportunidad, pienso todo el día en usted; cada día que pasa pienso más en usted; pienso en el momento en el que usted accederá por fin a mis requerimientos y me pregunto ilusionado, en ese sublime instante, ¿qué me habrá de suceder?

(Puccio toca en ese instante una escala descendente en "glissando")

DR: Felisa, perdoneme por favor, se lo ruego perdoneme... ¿en serio Felisa?... Entonces, ¿me perdona? ¿usted también me ama? ¡Soy el hombre más dichoso del mundo!

(Daniel se acerca a los músicos, y se estrechan las manos, mientras los felicita)

¡Muy bien, muchas gracias
JM: ¿Te gustó?
CN: Que lindo te salió.

DR: muy bien, muchas gracias...
(mirando de pronto hacia el foro)

¡Ahí viene Felisa! ¡esta vez viene de verdad! ¡toquen, toquen!

(Suena de nuevo la melodía inicial, mientras bajan las luces)

 


Esta obra formó parte de los espectáculos:
"Viegésimo Aniversario" (1987)
"Les Luthiers, Grandes Hitos" (1992)
"¡Chist!" (2011)

Videograbación:
DVD 3 "Grandes Hitos"
DVD 7 "Viegésimo Aniversario"
DVD 15 "¡Chist!"


Formación 2011:

D. Rabinovich: Abelardo
C. López Puccio: latín - coro
J. Maronna: contrabajo
- coro
C. Núñez Cortés: piano, bongó - coro

 


Formación 2018:

M. O´Connor: Abelardo
C. López Puccio: latín - coro
J. Maronna: contrabajo
- coro
H. Turano: piano, bongó - coro


Curiosidad:

En algunas funciones el mismo chiste se resolvía de la siguiente manera:

DR: (A Núñez) Sit
(A Maronna) Up
(A Puccio) Chist


Les Luthiers online